¿QUÉ DICE DIANÉTICA ACERCA DE LOS NIÑOS?

El cuidado y educación de los niños es una parte importante de la Dianética y existe un tratado acerca de la Dianética infantil.

Unos padres que conocen y pueden usar las técnicas de Dianetica pueden usarlas con los niños de una manera tan fácil y casual que cualquier persona a su alrededor que no esté familiarizada con Dianética, no pensará que haya nada fuera de lo normal en ello.

Si el niño se lastima o se enferma se debe respetar la regla del silencio absoluto. Por supuesto, el silencio alrededor de un niño enfermo o lastimado no excluye que se le dé afecto genuino e inteligente ni las caricias físicas. El niño necesita esto más que nunca cuando está enfermo, y siempre y cuando no se hable, ninguna cantidad de amor provocará una computación de aliado (computación en la mente que se produce al recibir compasión de otra persona en un momento de dolor y semiinconsciencia, que produce que más adelante la persona reproduzca esa enfermedad o dolor en un intento inconsciente por conseguir más compasión). Pero las caricias son mejores si son calmadas y suaves. No se debe permitir que lo abracen violentamente contra el pecho. Tomar de la mano a un niño de forma callada y firmemente en lugar de hacerlo de forma agitada, le dará la seguridad y el apoyo que necesita cuando está enfermo.

En caso de herida fisica menor, cualquier persona que este cerca del niño le puede proporcionar una ayuda, pero en el caso de niños pequeños, con frecuencia será suficiente el hecho de dejarles llorar.
Cuando un niño se lastima, la mayoría de las personas cometen el error, sin darse cuenta, de tratar de consolarlo y reconfortarlo con palabras, las cuales ya se han dicho antes en momentos de dolor o enfermedad y esto hace que se reestimule toda la cadena de incidentes de heridas anteriores.
El simple hecho de permitirles llorar parece liberar tensión que resulta de la herida; y si esto sucede, no se necesita una ayuda de Dianetica.
Si el niño, tras haber llorado aún sigue aturdido es por que se han reestimulado cadenas anteriores de heridas y en este caso, necesitaría una ayuda.

Una ayuda es algo tan sencillo como preguntarle: ¿Qué te ha pasado? ¿como te caíste?, cuéntame qué te ha pasado.
En cuanto el niño empiece a hablar sobre ello, consigue que lo cuente usando presente como tiempo verbal. Por ejemplo el niño dice: “Bueno, estaba sentado y puse el pie en la roca y me caí” (llorando).
“¿Estas en la roca y donde pones el pie?”
“ Me resbalo y...” (llorando)
“Caigo al suelo”.
“¿Cómo es el suelo?”
“Es de arena”.
“Cuéntamelo otra vez”
Puedes hacer que el niño lo recorra varias veces hasta que se aburra o se ria. No hay nada de dificil en hacer esto.

La conducta de los padres es lo que más puede afectar al niño y por ello si unos padres quieren tener un hijo sano y feliz lo mejor es que usen en ellos las técnicas de Dianética hasta que sean liberados o Clear. Los miedos de los padres a que sus hijos enfermen o se dañen, expresadas en forma verbal a los niños, pueden dañar mucho su cordura y salud. Las frases como: “No hagas eso o te vas a enfermar”, “¡Dios mio! ¡Te estas enfriando demasiado!” y otras incontables sugestiones pesimistas. También los “No lo hagas”, “No puedes”,”Controlate”.
En vez de usar este tipo de sugestiones y prohibiciones, se le debe explicar al niño de forma muy gráfica los peligros de una botella de cristal rota o el acercarse al fuego, y esto es mejor que un grito como ¡Alejate!, ¡No lo toques! o ¡deja eso!. Los movimientos suaves y amables y una voz calmada harán mucho más para evitar la reestimulación cuando se trata con niños. Cualquiera que desee trabajar con niños, cultivara estos atributos.

Si se debe obtener atención rápida de un niño por acercarse a un peligro inminente y el tutor o padre está demasiado lejos para alcanzar al niño, decir su nombre en voz suficientemente alta para que lo oiga logrará el propósito de prevenirle sin dañarle. Esto es mucho mejor que gritar cosas como: ¡No hagas eso!,etc.

Si un niño se siente molesto, se puede empezar por preguntarle cuando se sintió así antes. Generalmente un niño lo recordará. Cuando se le pregunte más acerca de lo que pasó, de lo que estaba haciendo en aquella ocasión, quién estaba hablando, qué se dijo, como se sintió y toda la clase de preguntas usuales que se usan para desentrañar la situación; él describirá la escena en forma gráfica. Cuando lo haga, haz que la repase unas cuantas veces. Cuando llegue al final dile: “Cuéntamelo otra vez”. Haciendo que el niño vuelva al principio de la escena.
Mientras los niños van a traves de los incidentes no es necesario usar terminos de Dianética o hacer las cosas complicadas. Vale con un “Dimelo otra vez”. A los niños les encanta oir historias una y otra vez, y les encanta contar historias a los oyentes interesados. Pero no seas demasiado compasivo. Muestra afecto e interes, pero no murmures. “Pobrecito” o algo así. Esto solo serviria para generar computaciones de compasión.

Si un niño esta enojado, permítele que esté enojado aunque seas tú la víctima. Deja que actúe su enojo y este desaparecerá con rapidez. Pero si tratas de suprimirlo, este durará más y más. El dejar al niño reaccionar ante una situación frustrante sin suprimirlo, libera la energía de la frustración.
Si el niño tiene miedo, deja que te explique todo acerca de ello. Esto es muy efectivo particularmente en las pesadillas.
Si el niño esta afligido, el preguntarle “¿Por qué lloras?” le ayudará a contarlo o a representar su pena por completo.
Si el niño esta irritable con frecuencia puedes sacarlo del candado (momento de tensión emocional) por medio de una historia nueva y fascinante, un libro de laminas o un juquete y en el caso de un niño muy pequeño, con algo que brille. Esta es una técnica antigua pero dianeticamente valida.

Con cualquier niño se puede introducir lenta y suavemente el procesamiento informal creando un nuevo juego para recordar. A propósito, esto proporciona un modo constructivo y agradable para mantener al niño ocupado durante momentos como viajes largos, esperas, periodos de convalecencia, etc. Usando el procesamiento informal de Dianetica preparará al niño para un futuro procesamiento formal dirigido a engramas (momentos de dolor e inconsciencia). También mantendrá al niño sano y feliz..

Search